Coco: Relojes inspirados en la creadora de Chanel

Coco Chanel fue una revolucionaria. Su imaginación, estilo propio y la inspiración la llevaron a crear lo que hoy son grandes iconos de estilo. Es la única modista que figura en el ranking de las cien personas más influyentes del siglo XX que realizó la revista Time.

Gabrielle Chanel, su verdadero nombre, reivindicó una modernidad que trascendía los aspectos estéticos. Más allá de los trajes de tweed, del vestido negro, de las camelias, las perlas de fantasía, el zapato bicolor o el bolso acolchado con cadena, se erige una mujer que personifica los grandes cambios producidos durante la segunda mitad del pasado siglo.

Al fallecer su madre cuando tenía doce años, su padre la llevó a vivir junto a sus dos hermanas a un monasterio donde aprendió a coser. Después empezó a trabajar en una tienda de telas y probó suerte como artista de cabaret donde fue bautizada con el nombre con el que pasaría a la historia, aunque su trabajo como cantante no prosperó. Sus inicios en el diseño estuvieron ligados a la creación de sombreros elegantes, funcionales y sencillos en contraposición a los ostentosos de la época.

El entusiasmo de la diseñadora francesa le permitió afrontar todos los retos que le sucedieron en una vida llena de avatares, amantes y desencuentro, frente a los que siempre mantuvo la compostura.

Las colecciones de Gabrielle cambiaron para siempre la apariencia de la mujer situándose incluso a día de hoy como una de las firmas de moda más importantes. La diseñadora se atrevió a incorporar al armario de la mujer en los años 20 prendas que sólo eran utilizadas por los hombres. Además introdujo el uso de nuevos tejidos como la lana y el tweed. Al colocar en las mujeres prendas exclusivas del armario masculino defendía una manera de vestir más cómoda y, en definitiva, una concepción de la mujer más libre. También revolucionó el mundo de los complementos con colecciones de bisutería, al contrario de las recargadas joyas que usaban las mujeres de la época. #CocoRevolution

La elegancia